Rinoplastia

La cirugía estética de nariz es una intervención muy demandada en la sociedad

/

Rinoplastia

cirugía estética de nariz

Por qué elegirnos.

Los profesionales que trabajamos en Beauty One Center tenemos una gran experiencia en el campo de la Medicina, la Cirugía, la salud y la belleza. Tú serás siempre el centro de nuestras decisiones.

Nuestro Objetivo.

Creemos que la Medicina Estética debe ser responsable, ética y personalizada. Ser médicos y cirujanos estéticos nos permite presentarte todas las modalidades de tratamiento que ofrece la ciencia.

Cómo lo hacemos.

Te asesoramos en confianza para que decidas aquella que mejor se adapte a tu momento y a tus deseos. Nunca vamos a favorecer una opción sobre las demás por intereses comerciales o personales.

¿Quieres solicitar una cita con nuestros especialistas?

Estaremos encantados de atenderte en nuestra clínica. Solicita cita previa
  • Por qué operarse la nariz
  • Cuándo realizar la rinoplastia
  • Tipo de anestesia
  • Rinoplastia abierta y cerrada
  • Técnicas de rinoplastia más habituales
  • Cuidados postoperatorios
  • Resultados
  • Casos de éxito

Por qué operarse la nariz

La rinoplastia es una intervención muy demandada en la sociedad. La nariz está situada en la parte central del rostro, pero normalmente no es un punto de interés para otras personas, como sí lo son los ojos, los labios y los pómulos. Cuando la nariz está desproporcionada atrae demasiado la atención, y en estos casos la rinoplastia se recomienda.

Las narices con caballete son poco femeninas y la punta nasal caída da una imagen poco favorecedora. Las narices torcidas llaman mucho la atención también.

No hay que olvidar que la nariz es un órgano respiratorio. Muchas veces las alteraciones estéticas y funcionales van de la mano, no pudiendo corregir unas sin corregir las otras.

Operación de nariz, rinoplastia, visita en consulta

En definitiva, la motivación que cada persona tenga para someterse a una rinoplatia debe respetarse. El médico que te trate deberá estar abierto a tus gustos. A su vez el paciente debería escuchar las recomendaciones del médico, que le orientará desde su experiencia de cuales son los cambios más aconsejables. La finalidad de una buena rinoplastia es conseguir una nariz de aspecto natural y armónica con el resto de la cara, que en resumen… pase desapercibida.

La rinoplastia suele realizarse como tratamiento único, aunque en ocasiones la combinamos con cirugía de párpados, lipoescultura, procedimientos de denervación muscular química o rellenos faciales aprovechando la situación de anestesia general.

Cuándo realizar la rinoplastia

No existe una edad mínima ni máxima para realizar la rinoplastia.

En menores de edad es obligatorio que los padres o tutores les acompañen a la consulta y firmen los documentos legales de consentimiento informado. El cirujano debe vigilar si la cirugía es una imposición de los padres o existe deseo real del menor. Es tarea del médico descartar cualquier tipo de imposición de la cirugía por parte de sus padres. Además, recomendamos que el crecimiento haya finalizado para realizar la rinoplastia (15-16 años en las chicas y 17-18 en los chicos). Obviamente hay excepciones, ya que realizamos rinoplastias en niños de hasta 5 años, pero los casos infantiles deben ser discutidos individualmente y no se puede generalizar.

En personas mayores, la cirugía de la punta nasal consigue un rejuvenecimiento facial generalizado espectacular, pues a medida que envejecemos la punta nasal tiende a caer, dando la impresión de que la nariz es cada vez más larga y aportando a la cara un aspecto envejecido en su conjunto.

En general, lo más habitual es realizar la rinoplastia en adultos jóvenes, entre los 20 y 40 años.

Tipo de anestesia

La rinoplastia puede realizarse bajo anestesia local, sedación o anestesia general.

En Beauty ONE Center realizamos nuestras intervenciones bajo anestesia general, que garantiza las mejores condiciones de seguridad y confort para el paciente.

Las modernas técnicas anestésicas hacen que la recuperación sea rápida y segura.

Técnicas de rinoplastia más habituales

La rinoplastia es la cirugía estética técnicamente más demandante para el cirujano, y cada caso supone un nuevo reto. De todas las técnicas a nuestra disposición las más utilizadas son:

  • Resección del caballete: La mayoría de pacientes desea una nariz más pequeña y refinada. La resección del dorso consigue un perfil recto sin salientes (giba o caballete). Para conseguirlo se rebaja tanto la parte de hueso como la de cartílago hasta el punto óptimo. Mediante unas pequeñas fracturas del hueso lateral (osteotomías) se estrecha la nariz para refinarla.
  • Cirugía de la punta nasal: La punta nasal bonita tiene forma triangular y sus contornos están claramente definidos. Para conseguirlo podemos hacer:
    • Resecciones: Se quita muy poco cartílago nasal para conservar la estructura y la función de la nariz.
    • Suturas: Lo más utilizado por los cirujanos de Beauty ONE Center. Los puntos consiguen moldear las estructuras nasales para acomodarlas a nuestro gusto, y la cicatrización posterior mantiene todo en su sitio.
    • Injertos: En ocasiones hace falta aportar cartílagos para mejorar la definición o la resistencia de la punta nasal. Lo más habitual es que procedan de otras zonas de la nariz, como el tabique, aunque en casos complejos podemos obtener cartílago de la oreja o la costilla del paciente.

Rinoplastia abierta y cerrada

Cada nariz es única y no existen dos rinoplastias iguales. Hay infinidad de técnicas para tratar cualquier problema que nos encontremos. El dominio de todas ellas es lo que convierte a un cirujano en experto en rinoplastia.

El abordaje es la manera en la que accedemos a las zonas de la nariz que queremos tratar. Existen fundamentalmente dos:

  • Abordaje cerrado: no es necesario realizar incisiones externas, quedando todas por dentro de los agujeros. Es el método preferido para narices que no precisen grandes alteraciones de la punta. Es excelente para rebajar el dorso y hacer la nariz más pequeña en el perfil.
  • Abordaje abierto: A través de una pequeña incisión en la piel que separa los dos agujeros como capaces de exponer todo el esqueleto nasal, lo que ofrece grandes ventajas en el trabajo de la punta, así como en casos operados previamente que necesiten una segunda intervención. Esta incisión cicatriza muy bien y es imperceptible a los pocos días.

Cuidados postoperatorios

La rinoplastia es un procedimiento indoloro y muy poco molesto. A continuación vemos algunos de los aspectos más interesantes para el paciente tras la cirugía:

  • Taponamiento nasal: no usamos ninguno. Nuestros pacientes respiran desde el primer momento. Colocar tapones para evitar sangrados no es necesario. Es mucho más importante hacer una cirugía delicada y poco traumática que evite esta complicación. Además los tapones duelen mucho mientras se llevan y al retirarlos.
  • Dolor: La rinoplastia no duele. La mayoría de nuestros pacientes no toman ni siquiera un analgésico en el postoperatorio, aunque según la tolerancia de cada paciente pueden aparecer molestias que ceden sin problema con paracetamol.
  • Aspecto inicial: La nariz recién operada luce así:
    • Está tapizada con un esparadrapo marrón de papel que sirve de vendaje para evitar edemas.
    • Escayola: muy pequeña, solo tapa parte del dorso nasal. Se mantiene 6-7 días y se retira en la consulta.
    • Puntos: en abordaje abierto se dan 5-7 puntos diminutos en la piel que separa los agujeros. Se retiran a los 6-7 días.
    • Ojos: es posible que aparezcan pequeños hematomas alrededor del ojo que desaparecen en los pocos días. Se pueden maquillar a partir del tercer día si es necesario.
  • Actividad: Recomendamos reposo 24h. Durante la primera semana se recomienda no hacer deporte, pero puedes pasear e incluso trabajar si no realizas esfuerzos físicos importantes.
  • Vida social: no existe ninguna restricción al respecto, más allá de que durante la primera semana se ve la escayola y los puntos.

Resultados

El proceso de cicatrización tiene varias fases:

  • Primer mes: la nariz está algo inflamada, y parece que ha quedado más grande de lo deseable. No obstante, a las 2-4 semanas este edema desaparece y el resultado se hace evidente.
  • 2-3 meses: El dorso está prácticamente normal, persistiendo cierto edema en la punta, variable entre personas.
  • 3 meses -1 año: Los resultados se consolidan y los cambios son menores. La piel recupera su aspecto, elasticidad y firmeza. Se recupera la sensibilidad de la punta y el resultado es estable.

Por todo lo anterior, durante el primer año es importante seguir los controles postoperatorios.

Consideraciones previas

Simulación virtual de la Rinoplastia

En el pasado los médicos, incluidos los cirujanos estéticos, decidían lo que creían mejor para el paciente y lo hacían, sin dar explicaciones. Aunque muchos profesionales siguen estancados en esa época, otros pensamos que el paciente debe estar bien informado para elegir sus tratamientos en base a ello. En cirugía plástica facial, la tecnología digital ofrece muchas herramientas de comunicación con nuestros pacientes. Entre ellas destacan las que permiten visualizar el resultado de un procedimiento antes de ser realizado. A continuación te las explico en detalle.

Fotografía médica

Para hacer buenas simulaciones o evaluar nuestros resultados las fotografías deben ser consistentes. Internet, las redes sociales y todo tipo de publicidad engañan si las imágenes no son comparables por cambios en la iluminación, el fondo, el objetivo utilizado… Si a estos fallos técnicos sumamos el fraude que supone publicitar como real lo que es retoque fotográfico el resultado solo puede ser uno: las personas no pueden discriminar la verdad y basan su elección en información falsa. Si quieres ampliar esta información no te pierdas el post en el que te explico todos los detalles.

Por ello, en Beauty ONE Center disponemos de un estudio fotográfico profesional, donde realizamos todas las fotos antes y después de los tratamientos que ofrecemos. Por supuesto, todas las imágenes de nuestras webs y redes sociales son reales, a menos que expresamente digamos que se trata de una simulación.

Simulación fotográfica

Desde hace más de 10 años utilizamos software de edición digital para alterar nuestras imágenes preoperatorias. Estos programas permiten mostrar el resultado posible de una rinoplastia, que el paciente puede ver y comentar antes de decidirse. Siempre intentamos ser realistas y honestos. Con la experiencia acumulada hemos conseguido que nuestras simulaciones y nuestros resultados reales sean muy parecidos.

Bienvenidos al Siglo XXI. La tecnología 3D ha supuesto una revolución en la simulación médica. Los pacientes pueden verse desde cualquier ángulo y comprobar como los cambios sugeridos se reflejan en el resultado final.

Equipo 3D Vectra H1

En Beauty ONE Center utilizamos el sistema Vectra H1. Se trata de una cámara de fotos muy especial. Tiene 2 objetivos y realiza 2 fotos ligeramente diferentes cada vez que dispara. Después, el ordenador (al igual que el cerebro humano combina las imágenes de los 2 ojos) combina las 2 fotos en una malla 3D. Una vez tenemos nuestra imagen tridimensional en la pantalla podemos moverla en cualquier dirección, ampliarla y rotarla a nuestro antojo. Pero lo más importante es que de manera sencilla y a la vista del paciente podemos recrear los cambios que se esperan de al cirugía. Disponemos de este sistema desde 2015 y la satisfacción del paciente es total.

Simulación 3D

La simulación es la herramienta más potente en la comunicación entre el cirujano y el paciente.

  • Si te digo: “deberíamos desproyectar 3 milímetros la punta nasal”, lo normal es que no entiendas nada.
  • Si te digo: “la nariz sobresale excesivamente del plano de la cara. Deberíamos corregir eso”, es posible que empieces a saber de qué hablo.
  • Si te digo lo anterior, y a la vez te muestro el efecto sobre la imagen 3D de tu cara, cualquier persona puede entenderlo. En el ejemplo, verás como tu nariz se hace más pequeña y sobresale menos de la cara. Puedes mover la barra de estado para cambiar entre la imagen original y la modificada, para ver el cambio con un sutil movimiento que no ofrece lugar a dudas.

Además de entender qué quiere hacer tu cirujano, la simulación 3D te permite OPINAR. No todas las personas tenemos los mismos gustos, y mientas sea razonable, se pueden hacer variaciones para satisfacer tus deseos. También el cirujano puede plantear diferentes opciones para que elijas la que más te guste.

Veamos un ejemplo: Esta paciente quería una Rinomodelación (rinoplastia sin cirugía). Mi opinión era que la cirugía convencional era mejor idea. No obstante, en vez de imponer mi criterio, realicé una simulación de ambos tratamientos. La paciente entendió mi razonamiento y por qué colocar rellenos en su caso no era la mejor opción desde el punto de vista estético.

La simulación médica es una herramienta de comunicación. Por tanto, debe ser lo más realista posible para evitar fallos de comunicación. Trabajando con imágenes digitales podemos caer en el error de ser demasiado optimistas en nuestro retoque, y mostrar resultados imposibles de conseguir en el mundo real. Por ello, la simulación debe regirse por la misma ética que el resto de actos médicos. Si esto no es así tu cirujano estará engañándote, con el único propósito de captarte como paciente. En Beauty ONE Center entendemos que la simulación debe ser útil y honesta, por lo que intentamos ajustar nuestros retoques a aquello que la experiencia nos ha enseñado que luego podremos hacer realidad.

Si estás dudando si la rinoplastia es un buen tratamiento para ti o te da miedo cómo puede quedar estaremos encantados de atenderte. Para ser realistas debemos conocer tus antecedentes y explorar la nariz en la consulta, ver el tipo de piel y otras características de la nariz importantes en el resultado final. Después jugaremos un poco con las imágenes para mostrarte, sin lugar a dudas, cual es nuestra idea en tu caso concreto.

Complicaciones antes de la rinoplastia

Complicaciones antes de la rinoplastia

En manos de un Cirujano Plástico Facial experto en rinoplastia, esta intervención es muy segura y consigue excelentes resultados. No obstante, como en cualquier procedimiento médico, pueden presentarse complicaciones en rinoplastia que conviene conocer. A continuación te explico las más frecuentes, clasificadas por el momento en el que pueden aparecer. Si sigues leyendo encontrarás valiosos consejos para evitarlas.

¿Puede una cirugía complicarse antes de empezar? SÍ. Existen muchos factores que pueden hacer que el procedimiento sea un desastre incluso antes de realizarse. Una correcta selección del paciente y una planificación adecuada de la cirugía son fundamentales para conseguir el éxito.

Como Otorrinolaringólogo y Cirujano de Cabeza y Cuello, además de contar con la Certificación Europea en Cirugía Plástica Facial, creo que somos los especialistas más capacitados para realizar la rinoplastia.

Podemos conseguir que tu nariz se vea más bonita, pero además garantizamos mejor que nadie que funcionará bien. Más que la especialidad médica, lo importante es que el cirujano sea experto en todas las áreas nasales y sepa dar respuesta a las eventualidades que puedan aparecer.

Los cirujanos estéticos tenemos la responsabilidad de no realizar un procedimiento si creemos que el paciente no es buen candidato. Algunas situaciones que desaconsejan la rinoplastia son:

  • Expectativas irreales: algunos pacientes se presentan con deseos imposibles de conseguir. En estos casos el cirujano debe explicar las limitaciones de cada caso, como el tipo de piel o las deformidades severas, en los que alcanzar la perfección es difícil. Si el paciente continúa con su visión distorsionada de la realidad nunca estará satisfecho con el resultado, por bueno que sea.
  • Enfermedades asociadas: los pacientes con múltiples enfermedades deben valorarse con cuidado. Una cirugía estética no debería suponer un riesgo de salud. Ejemplos de esto serían las patologías cardíacas, las que favorecen el sangrado o las que merman la cicatrización. La valoración por tu cirujano y el anestesista determinarán el riesgo de la intervención.
  • Mala respiración: la nariz es un órgano respiratorio, y no prestar atención a este hecho puede generar complicaciones. Es importante explorar la nariz por fuera y por dentro, y descartar la presencia de tabique nasal desviado, rinitis, sinusitis y otros problemas funcionales. Los especialistas en ORL y Cirugía de Cabeza y Cuello son los más apropiados para hacer esta valoración.
  • Cirugía condicionada: La decisión de operarte debe ser solo tuya. No es buena idea operarse para agradar a terceras personas, conseguir un cambio de trabajo o de estado de ánimo. Tampoco es recomendable que los padres fuercen a los hijos adolescentes a esta cirugía. Lo mejor es que tomes la decisión sin pensar en otros asuntos y que estés animada y emocionada con la idea.

La mayor parte de las complicaciones se deben a una mala planificación de la cirugía. La rinoplastia es una cirugía muy personalizada, y no existen dos iguales. Por ello, es importante analizar cada caso en la consulta. Tu cirujano debe anticipa todo lo relacionado con el procedimiento para evitar desagradables sorpresas.

  • Historia clínica: Los antecedentes médicos y cirugías previas (especialmente de la nariz) son importantes y debe interrogarse por ello.
  • Exploración de la nariz: miramos la nariz, la tocamos y la exploramos por dentro. Esto da mucha información sobre las técnicas que debemos usar para conseguir el resultado deseado.
  • Análisis fotográfico convencional y 3D: la simulación digital es una herramienta de comunicación de gran valor. Podemos anticipar como quedará la nariz tras la cirugía, aclarar conceptos y evitar malentendidos.

Para evitar complicaciones antes de la cirugía lo mejor es que la consulta discurra sin prisas, que te expliquen qué y por qué van a realizarse determinadas técnicas, y a ser posible que te enseñen una simulación del resultado esperable. Haz todas las preguntas que quieras e infórmate de las complicaciones posibles. Siempre es bueno visitar a varios cirujanos y contrastar opiniones.

El día de la rinoplastia

El día de la rinoplastia

Las personas que se operan la nariz generalmente están, y es posible que nunca hayan visitado un hospital como pacientes. Saber qué va a ocurrir con antelación evita situaciones de estrés y ayuda a disfrutar de la experiencia, que al fin y al cabo vas a hacer de forma voluntaria. Entonces, ¿Qué puedes esperar el día de tu rinoplastia? Sigue leyendo, el Dr. Javier Galindo (European Board Certification in Facial Plastic and Reconstructive Surger) te lo cuenta todo.

El día señalado te esperamos en el hospital. El ingreso se parece al check-in de los hoteles. En la recepción del hospital (Admisión) te pedirán una identificación y una tarjeta de crédito. Una persona te acompañará a tu habitación. Allí podrás instalarte y ponerte el típico pijama, que si bien no es muy bonito es todo lo que necesitas ese día.

Es posible que te ofrezcan una pastilla para calmar un poco los nervios e ir induciendo el sueño. No es obligatorio tomarla. Si quieres vivir la experiencia, ver el quirófano o preguntar algo de última hora no la tomes. Si quieres relajarte y no recordar esos momentos tómala y cierra los ojos. Por último, recuerda que debes acudir al hospital en ayunas, sin tomar sólidos ni líquidos desde 6 horas antes de la intervención.

Un celador te lleva en tu propia cama hasta la zona de quirófanos. Son muy agradables, y te darán algo de conversación para calmar los nervios. Cuando llegues te estaré esperando. Ver una cara conocida es la mejor receta para sentirte segura y cómoda. Una vez dentro del quirófano te pasarán a la mesa de quirófano, que es como llamamos a la camilla donde trabajamos. Es estrecha para facilitar nuestro trabajo, y tiene varios motores para colocarla de la mejor forma para cada cirugía. El quirófano, con sus luces, equipos médicos… puede intimidar un poco. No obstante haremos todo lo posible para que el tiempo pase volando y estés lo más cómoda posible.

Lo primero que hace el anestesista es coger una vía, como cuando te hicieron la analítica. Tras este pequeño pinchazo ya no sentirás ningún dolor ni molestia. Es posible que todo lo que pase durante las horas previas y posteriores se te olvide por completo. A través de la vía comienza la inducción anestésica. Cuando todo está listo se realiza la intubación y el resto de maniobras, que garantizan tu seguridad durante la operación.

Mientras termina la anestesia el cirujano se lava las manos y se coloca la bata y los guantes. Los buenos profesionales utilizamos estos minutos para repasar la cirugía que tenemos por delante y concentrarnos (cada uno tenemos nuestro pequeño ritual). La enfermera instrumentista coloca todo lo necesario en una mesa estéril bien ordenada y se hacen las comprobaciones de seguridad (check list) de manera parecida a como la realizan los pilotos de aviones antes del despegue.

Cuando todo está listo podemos comenzar la operación. Lo primero es poner anestesia local en la nariz, para evitar molestias en el postoperatorio y sangrado durante la rinoplastia. La cirugía suele tardar, de media, unas 2 o 3 horas, aunque lo que nos importa es que el resultado sea excelente. Por ello, a veces tardamos 2 horas (cirugías sencillas), mientras que en casos complejos, como las cirugías de revisión, podemos tardar hasta 7 horas. En cualquier caso no se da por terminada la cirugía hasta alcanzar nuestro objetivo.

Terminada la intervención el anestesista te despierta. Irás recuperando la consciencia en pocos minutos. Por seguridad, te trasladamos unos minutos a la Unidad de Recuperación Post-Anestésica (URPA) donde una enfermera especializada te vigilará hasta que te trasladen a la habitación otra vez. Algunos pacientes duermen plácidamente en la URPA, mientras otros se despiertan con unas ganas tremendas de hablar, preguntar y felicitar a todo el mundo que ven, como si hubiesen tomado 2 copas de más.

El cirujano es responsable de escribir una nota quirúrgica donde se recojan los detalles de la cirugía, así como de pautar las órdenes de tratamiento para su paciente. Para la rinoplastia la medicación posterior incluye un antibiótico, analgésicos suaves como el paracetamol (la rinoplastia no duele) y un antiinflamatorio esteroideo en dosis baja.

Nada más terminar la cirugía informamos a los familiares para que estén tranquilos. Más adelante ese día, y ya con el paciente en su habitación, explicamos los detalles “técnicos” de la operación, así como las recomendaciones para este primer día:

  • No tendrás dolor. Si aparece alguna molestia puedes pedir un calmante suave.
  • Permanece en la cama: puesto que no ponemos tapones en la nariz, preferimos que estés en reposo para evitar sangrados.
  • Eleva el cabecera de la cama: estarás más cómoda y habrá menos inflamación.
  • Puedes leer, ver la televisión y utilizar el ordenador.
  • La enfermera te dirá cuando puedes volver a comer y beber tras la anestesia (habitualmente son 3 horas después de acabada la rinoplastia).
  • Sabemos que no estás en tu casa y que ha sido un día lleno de emociones. Si no puedes conciliar el sueño la enfermera te puede dar alguna pastilla para ayudarte.

La mayor parte de mis pacientes pasan una noche en el hospital. Así, al día siguiente pasaré a verte, comprobar que todo está bien y dar el alta. Puedes desayunar y ducharte en el hospital. La enfermera retirará la vía del brazo y podrás irte a casa. Deberás pasar por admisión para abonar la factura del hospital. Es aconsejable que te acompañe algún familiar/amigo, y que sigas las recomendaciones postoperatorias lo mejor posible. ¡Nos vemos en 1 semana para retirar la férula!

Rinoplastia Secundaria

Rinoplastia Secundaria

La mayoría de veces la rinoplastia se realiza una vez en la vida. Consigue resultados excelentes, cirujanos contentos y pacientes más contentos aún. No obstante, en clínicas especializadas como Beauty ONE Center, a menudo nos visitan pacientes insatisfechos operados en otro lugar en busca de consejo. La rinoplastia secundaria es aquella que se realiza después de una o varias intervenciones anteriores con mal resultado. Algunos cirujanos también consideran la rinoplastia postraumática como secundaria, entendiendo que el golpe hizo las veces de “mala rinoplastia”. El Dr. Javier Galindo te explica los aspectos más importantes de esta cirugía, con especial interés en su componente emocional.

Te has operado hace meses o años… pero nada salió bien. Ha pasado el tiempo y te ves con fuerzas para volver a intentarlo. Y ahora, ¿qué? Es normal que tengas sentimientos encontrados: deseas mejorar tus secuelas, pero los malos recuerdos te hacen desconfiar de que, esta vez sí, sea la definitiva. Con frecuencia oímos frases como “no me tenía que haber operado”, “estaba mejor antes”, “no elegí bien el cirujano”, “debí acudir a un especialista desde el principio”… te entendemos. No obstante, preferimos centrarnos en el problema actual, intentando conseguir el mejor resultado de aquí en adelante. En ocasiones esto implica conformarse con una nariz de aspecto normal sin estigmas de mala rinoplastia, mientras en otros casos menos severos podemos ser más ambiciosos y apuntar a resultados excelentes. Todo dependerá de las secuelas que encontremos y de otros aspectos técnicos que comento más adelante.

En cualquier caso la rinoplastia secundaria existe y siempre podemos ofrecer la esperanza de mejoría a nuestros pacientes.

En la primera visita realizamos una detallada historia clínica, centrada en los aspectos más relevantes de la intervención previa. Es importante conocer cuánto tiempo ha pasado y por qué te operaste en primer lugar. Sería genial tener un informe con las técnicas que se usaron en la primera cirugía, pero desgraciadamente esto ocurre con muy poca frecuencia y no contamos con ello.

¿Por qué te quieres operar otra vez? Volver a respirar, recuperar un aspecto más natural… la mayoría quieren una combinación de las dos cosas, lo cual es perfectamente razonable. Este es un buen momento para hablar de los objetivos que queremos conseguir, lo cual influye en las técnicas que vamos a utilizar y en el aspecto final de la nariz.

A continuación exploramos la nariz: Como los detectives, buscamos pistas sobre qué ocurrió la vez anterior para que el resultado fuera malo. Es frecuente encontrar resecciones excesivas del esqueleto nasal, cirugía asimétrica que da lugar a narices asimétricas, falta de planificación, desproporción entre las partes de la nariz, etc… También es muy importante la exploración del interior de la nariz. No hay ningún especialista mejor capacitado para ello que el Otorrino. Finalmente, y anticipándonos a la cirugía, valoramos las zonas donantes de injertos (orejas y costillas).

Evaluación final: Solo cuando hemos comprendido:

  • el problema
  • las motivaciones
  • las expectativas
  • los defectos

podemos trazar un plan de tratamiento apropiado.

El cirujano plástico facial experto en rinoplastia secundaria conoce todas las técnicas de reconstrucción nasal y se adapta a las necesidades de esta cirugía, a veces impredecible. El abordaje abierto facilita la visión de la nariz en su conjunto para saber qué se hizo en la cirugías previas. Además, es el más adecuado para reconstruir la nariz, siendo nuestro preferido en estos casos. El concepto de rinoplastia estructural es básico las revisiones: para obtener un resultado funcional y estético satisfactorio debemos recuperar o reforzar las estructuras de soporte del dorso y la punta nasal. Estos pacientes han sufrido resecciones excesivas, mal planeadas y mal ejecutadas del esqueleto nasal, por lo que la colocación de injertos es la norma. Tendremos mucha suerte si podemos obtener cartílago de la propia nariz (tabique). Lo habitual es obtener injertos de la oreja o la costilla. Esto añade algo de morbilidad y tiempo a la cirugía pero nos provee de un excelente material para trabajar. Una vez la nariz tiene estructura podemos pulir los detalles, colocando injertos estéticos, suturas para definir la punta… y otras maniobras que consigan el mejor resultado posible.

La rinoplastia secundaria, realizada por manos expertas, puede obtener unos resultados excelentes. No obstante, hay que individualizar mucho las expectativas dependiendo de la severidad de las secuelas previas. A continuación te muestro que puedes esperar según la situación, aunque insisto en que cada caso es único.

  • Tras una primera rinoplastia catastrófica podemos conseguir una nariz más o menos normal. No debes esperar tener la nariz de tus sueños, pero puedes aspirar a una que no llame la atención y pase desapercibida. Además intentaremos que funcione lo mejor posible.
  • Tras una primera rinoplastia mal realizada con defectos moderados pero no catastróficos podemos ofrecer una gran mejoría. Es posible que algunas sutilezas sean difíciles de conseguir, pero el resultado debería hacerte recuperar la sonrisa.
  • Tras una primera rinoplastia decente, pero con algún defecto técnico, de planificación o cicatrización puedes alcanzar un resultado tan bueno como en una primera intervención.

Recuperación tras la rinoplastia

Recuperación tras la rinoplastia

La rinoplastia pretende mejorar el aspecto de la nariz, consiguiendo hacerla más acorde al resto de la cara. Respetamos los gustos del paciente y la función respiratoria. Pese a la creencia popular, es un procedimiento que se tolera muy bien. Realizada por los expertos cirujanos de Beauty ONE Center los resultados son predecibles, duraderos y naturales. A continuación damos respuesta a las preguntas más frecuentes que nos encontramos en el postoperatorio.

El Dr. Galindo no utiliza ningún taponamiento nasal. Muchos cirujanos colocan gasas o esponjas dentro de la nariz al terminar la cirugía. Esto solo ocasiona molestias y dolor intenso, y no previene la aparición de hemorragias. El Dr. Galindo confía en su técnica quirúrgica exquisita y delicada con los tejidos para minimizar el riesgo de complicaciones, haciendo innecesarios los taponamientos nasales.

No.

La mayoría de nuestro pacientes se sorprenden de no necesitar ningún analgésico en el postoperatorio. Aunque la tolerancia al dolor es variable, un paracetamol es suficiente para calmar las leves molestias tras la intervención. Esta ausencia de dolor se relaciona con la técnica quirúrgica, que debe ser respetuosa con los diferentes tejidos para evitar inflamación innecesaria.

Inmediatamente. Nada más despertar de la anestesia notarás que respiras con normalidad, incluso mejor de lo habitual. Esto es debido a la ausencia de tapones en la nariz y al efecto de la anestesia local de la nariz. Conforme avance el día puedes notar cierta congestión, parecida a un catarro leve. El Dr. Galindo es otorrino y Cirujano Plástico Facial, por lo que además de conseguir la nariz que deseas, funcionará perfectamente.

Muchos de nuestros paciente son jóvenes que se cuidan y practican deporte a diario. En cuanto a la actividad física y el deporte recomendamos lo siguiente:

  • Primera semana: reposo relativo. Puedes salir a pasear sin problema pero evita esfuerzos importantes. El edema se resolverá más rápido y evitarás sangrados.
  • Segunda semana: Puedes retomar la actividad física suave. Una buena manera es empezar con la bicicleta estática. Rueda unos minutos y observa si aparece congestión nasal. Podrás medir fácilmente si has hecho demasiado esfuerzo en función de cómo respires tras el ejercicio. En general, recomendamos ir poco a poco.
  • Tercera semana: Actividad física casi normal. Practica ejercicios aeróbicos evitando pesas o posturas en las que haya que agachar la cabeza. Puedes hacer Yoga, pero sin inversiones.
  • Hasta el tercer mes: Es importante que la nariz no reciba golpes durante este periodo. Los huesos nasales estarán consolidando pero se pueden fracturar con facilidad si te das un golpes o recibes un pelotazo.

Una técnica frecuente en rinoplastia es la realización de osteotomías. Son pequeñas fracturas controladas de los huesos de la nariz. Se realizan para estrecharla y conseguir un aspecto natural. Es normal que los días posteriores se vean pequeños moratones bajo los ojos, pero es muy raro que sean llamativos. A partir del 2º – 3er día puedes disimularlos con maquillaje, y lo normal es que a los 6 -7 días sean imperceptibles. La visión no se entorpece.

Aconsejamos que no apoyes nada sobre la nariz recién operada, y esto incluye las gafas. Pasados unos días sí podrás volver a usarlas. No obstante, es mejor usar gafas livianas y sin patilla que apoye en el puente nasal para no dejar huella en la piel. Las lentillas se pueden usar a los 3 -4 días de la cirugía, o incluso antes.

En el abordaje abierto realizamos una pequeña incisión en la piel que separa los orificios. Los puntos se retiran a los 6-8 días, y en este momento la cicatriz es ya casi imperceptible. No obstante, para que quede perfecta recomendamos:

  • Hidratación: El aceite de Rosa Mosqueta es ideal. Aplícalo 1-2 veces al día durante unos 15 días.
  • Protección solar: Recomendable siempre para evitar el fotodaño en la cara. En concreto, después de la cirugía conviene aplicar protección SPF50+ en la zona de la incisión para evitar cambios de pigmentación.

Los cirujanos recomendamos no fumar nunca. Después de una cirugía es más importante. El humo del tabaco y las sustancias que contiene retrasan la cicatrización. Los edemas se prolongan y hay más riesgo de complicaciones. Si no puedes evitarlo, al menos deberías no fumar 15 días antes y 1 mes después de la rinoplastia, o reducir al máximo el consumo.

El alcohol también hay que evitarlo antes y después de la cirugía. Tiene un efecto vasodilatador que prolonga la inflamación. Pequeñas cantidades de cerveza y vino pueden tomarse pasados unos días.

La pregunta del millón. La respuesta no es fácil, pero podemos ver qué pasa en los días y semanas posteriores al tu cirugía:

  • Primera semana: llevarás la nariz cubierta con una férula, por lo que apenas puedes valorar el resultado. Se puede ver que los agujeros han mejorado, que parece más pequeña o que está recta.
  • Segunda semana: el dorso tiene un aspecto muy parecido al final. La punta, al tener más tejidos blandos, tarda más en deshincharse, por lo que la puedes notar grande y sin definición
  • 1 mes: los edemas han desaparecido, si bien la cicatrización no ha terminado. Puedes notar la punta rígida y algo dormida, y puede existir cierta mucosidad en las fosas.
  • 3 meses: el resultado no cambiará mucho de aquí en adelante, pero puedes notar refinamientos sutiles.
  • 1 año: damos por finalizada la cicatrización, aunque mucho antes te verás perfecta.
  • Más de 1 año: el proceso de envejecimiento no se detiene, por lo que la nariz, al igual que el rostro, puede sufrir pequeños cambios. Si la cirugía se ha hecho bien, estos cambios serán siempre a mejor, y la nariz soportará bien el paso del tiempo.

Casos de éxito

antes y después

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia hombre

Rinoplastia , Hombre ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia adolescentes

Rinoplastia , Adolescente , Mujer ,

Rinoplastia adolescentes

Rinoplastia , Adolescente , Mujer ,

Rinoplastia adolescentes

Rinoplastia , Adolescente , Hombre ,

Rinoplastia adolescentes

Rinoplastia , Adolescente , Hombre ,

Rinoplastia + lipoescultura

Rinoplastia , Lipoestructura , Hombre ,

Rinoplastia + lipoescultura

Rinoplastia , Lipoestructura , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia mujer

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia

Rinoplastia , Mujer ,

Rinoplastia

Rinoplastia , Mujer ,